El delito de amenazas, según nuestros Abogados Penalistas, es tan antiguo como la propia sociedad. El autor del delito de amenazas anuncia un hecho futuro y negativo a un tercero en búsqueda de una actitud subyugada de esa tercera persona. El delito de amenazas no solo viola la intimidad de la Persona sino también su integridad futura dependiendo del mal anunciado.

Anunciar el padecimiento de un mal. Si la efectiva causación de dicho padecimiento se supedita a la realización de una determinada acción u omisión se habla de amenazas condicionales, que afectan a la libertad de escoger sin presiones ajenas que conducta se desea realizar; en los casos contrarios se habla de amenazas no condicionales, en las que el bien jurídico afectado es la seguridad o tranquilidad de la víctima.

No es necesaria una verbalización explicita de dicho anuncio, siempre que se pueda deducir tácitamente, asimismo, debe ser «serio, real y perseverante, además de futuro, injusto, determinado y posible, dependiente de la voluntad del sujeto activo». El delito se consuma con la llegada del anuncio a su destinatario y requiere la existencia de dolo.

El contenido esencial de este delito es el anuncio de una amenaza: son hechos o expresiones que revelan la intención de causar un mal, ya sea al destinatario de la amenaza, a su familia o a personas con las que esté íntimamente vinculado. La intención que se tiene con esta amenaza es ejercer una presión sobre la víctima, causándole temor o privándole de su tranquilidad.

abogados delito amenazas malaga

Los Abogados de delito de amenazas Málaga de la Firma ponen de manifiesto que el mal que se anuncia ha de constituir alguno de estos delitos: homicidio, lesiones, aborto, contra la libertad, torturas y contra la integridad moral, contra la libertad sexual, contra la intimidad, contra el honor, contra el patrimonio y orden socioeconómico. Ha de ser un mal futuro, determinado y posible, cuya realización depende exclusivamente de quien amenaza, y que origina intimidación en el amenazado.

Modalidades delictivas

Amenazas de un mal constitutivo de delito; El Artículo 169 del Código Penal: «El que amenazare a otro con causarle a él, a su familia o a otras personas con las que esté íntimamente vinculado un mal que constituya delitos de homicidio, lesiones, aborto, contra la libertad, torturas y contra la integridad moral, la libertad sexual, la intimidad, el honor, el patrimonio y el orden socioeconómico, será castigado con la pena de prisión de uno a cinco años, si se hubiere hecho la amenaza exigiendo una cantidad o imponiendo cualquier otra condición, aunque no sea ilícita, y el culpable hubiere conseguido su propósito. De no conseguirlo, se impondrá la pena de prisión de seis meses a tres años. Las penas señaladas en el párrafo anterior se impondrán en su mitad superior si las amenazas se hicieren por escrito, por teléfono o por cualquier medio de comunicación o de reproducción, o en nombre de entidades o grupos reales o supuestos.

Con la pena de prisión de seis meses a dos años, cuando la amenaza no haya sido condicional.»

El Artículo 170 del Código Penal: «1. Si las amenazas de un mal que constituyere delito fuesen dirigidas a atemorizar a los habitantes de una población, grupo étnico, cultural o religioso, o colectivo social o profesional, o a cualquier otro grupo de personas y tuvieran la gravedad necesaria para conseguirlo, se impondrán, respectivamente, las penas superiores en grado a las previstas en el artículo anterior.

Serán castigados con la pena de prisión de seis meses a dos años, los que, con la misma finalidad y gravedad, reclamen públicamente la comisión de acciones violentas por parte de organizaciones o grupos terroristas.» Dicen nuestros Abogados de delito de amenazas Málaga que existe una laguna legal pues la regulación legal ha olvidado la posibilidad de que se amenace a la víctima con la causación de un mal que, siendo delito, no este abarcado en el Artículo 169 del Código Penal.

Amenazas de un mal no constitutivo de delito:

El Artículo 171 del Código Penal: «1. Las amenazas de un mal que no constituya delito serán castigadas con pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a 24 meses, atendidas la gravedad y circunstancia del hecho, cuando la amenaza fuere condicional y la condición no consistiere en una conducta debida. Si el culpable hubiere conseguido su propósito se le impondrá la pena en su mitad superior.

Si alguien exigiere de otro una cantidad o recompensa bajo la amenaza de revelar o difundir hechos referentes a su vida privada o relaciones familiares que no sean públicamente conocidos y puedan afectar a su fama, crédito o interés, será castigado con la pena de prisión de dos a cuatro años, si ha conseguido la entrega de todo o parte de lo exigido, y con la de cuatro meses a dos años, si no lo consiguiere.

Si el hecho descrito en el apartado anterior consistiere en la amenaza de revelar o Derecho Penal, parte especial denunciar la comisión de algún delito el ministerio fiscal podrá, para facilitar el castigo de la amenaza, abstenerse de acusar por el delito cuya revelación se hubiere amenazado, salvo que éste estuviere castigado con pena de prisión superior a dos años. En este último caso, el juez o tribunal podrá rebajar la sanción en uno o dos grados.»

El delito de amenazas en el Código Penal se castiga con pena de multa a «los que de modo leve amenacen a otro con armas u otros instrumentos peligrosos, o los saquen en riña, como no sea en justa defensa, salvo que el hecho sea constitutivo de delito». El segundo apartado castiga el dirigir a otro una amenaza leve.

Finalmente, el artículo 171.4, 5 y 6 del Código Penal, se castigan como delito la comisión de una amenaza leve cuando esta tenga como víctima a quien sea o haya sido la esposa o mujer del autor, la persona con la que este mantenga relación afectiva análoga aun sin convivencia o una persona especialmente vulnerable que conviva con él. Las penas se impondrán en su mitad superior cuando se perpetran en presencia de menores o tengan lugar en el domicilio común o de la víctima, o se realicen quebrantando una pena del Artículo 48 del Código Penal.

Ponemos a su disposición a nuestros mejores Abogados de delito de amenazas Málaga para que le solventen cuantas dudas pueda Usted tener sin ningún tipo de compromiso. El Departamento de Derecho Penal de nuestra Firma cuenta con una Fama brillante a base de Ganar asuntos de los Clientes