Según nuestros Abogados delitos de trata de seres humanos en Málaga la legislación penal española ofrecía, antes de la reforma del CÓDIGO PENAL operada por la LO 5/2010, una respuesta imperfecta y susceptible de mejora al fenómeno de la trata de personas. Con la mencionada reforma del CÓDIGO PENAL se ha introducido un nuevo Título VII bis, titulado “De la trata de seres humanos”, que contiene el Artículo 177 bis del Código Penal. Con la introducción de este precepto se cumple en términos generales con los compromisos internacionales de España en relación con la punición de la trata de personas.

El bien jurídico protegido en los delitos de trata de seres humanos es la dignidad del ser humano concretada en el derecho a no ser considerado el ser humano como un objeto. En el indicado precepto se contemplan las siguientes conductas delictivas referidas a la trata de personas:

Captar, transportar, trasladar, acoger, recibir o alojar a una víctima nacional o extranjera, ya sea en territorio español ya sea desde, en tránsito o con destino a España, empleando violencia, intimidación o engaño, o abusando de una situación de superioridad o de necesidad o vulnerabilidad de dicha víctima, con cualquiera de las finalidades siguientes:

La imposición de trabajo o servicios forzados, la esclavitud o prácticas similares a la esclavitud o a la servidumbre o a la mendicidad. La explotación sexual, incluida la pornografía. La extracción de sus órganos corporales.

Abogados Delito de Trata de Seres Humanos en Málaga

Se incorporan casi fielmente la definición del delitos de trata de seres humanos que se contiene en el Protocolo de Palermo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños. Por una parte, recoge todas las conductas de trata previstas en el Protocolo: la captación, el transporte, el traslado, la acogida y la recepción de personas. Es más se incluye también el “alojamiento” de personas (modalidad prevista asimismo en el Convenio del Consejo de Europa de 2005 sobre la lucha contra la trata de seres humanos, al igual que también se recoge en él la modalidad de “reclutamiento”, aunque ésta quedaría abarcada por la captación o la recepción entendidas en sentido amplio). Por otra parte, en cuanto a los medios para realizar la conducta se contemplan la mayor parte de los previstos en el Protocolo de Palermo, que en el artículo 177 bis se concretan en: la violencia, la intimidación, el engaño y el abuso de una situación de superioridad o de necesidad o vulnerabilidad de la víctima.

También se considera trata de seres humanos, según nuestros Abogados delitos de trata de seres humanos en Málaga, cualquiera de las acciones enumeradas en el apartado anterior cuando se llevare a cabo respecto de menores de edad con fines de explotación. La alusión a los menores de edad se efectúa con el objeto de excluir la necesidad de que concurran los medios previstos en el apartado anterior para que la conducta sea considerada trata de personas.

Esta previsión se corresponde con la que se contiene en el Protocolo de Palermo, en la Decisión Marco de 2002 y en el Convenio del Consejo de Europa de 2005. Sin ser ésta una regulación específica de la trata de menores, por cuanto el precepto se refiere a la trata de personas en general, lo cierto es que supone un tipo alternativo de la trata de personas, por cuanto sólo requiere que se realice la acción típica unido a la finalidad de explotación de la persona, sin necesidad de la concurrencia de medio específico alguno para lograr la captación o control sobre la persona, que en este caso debe ser menor de edad (y puesto que la ley no distingue, hay que entender menor de 18 años de edad).

delitos de trata de seres humanos en Málaga

Por otro lado, deciden los Abogados delitos de trata de seres humanos en Málaga que el consentimiento de una víctima de trata de seres humanos será irrelevante cuando se haya recurrido a algunos de los medios indicados en el apartado primero del art. 177 bis.

Asimismo se han previsto estas agravaciones:

Cuando con ocasión de la trata se ponga en peligro a la víctima.

Cuando la víctima sea menor de edad.

Cuando la víctima sea especialmente vulnerable por razón de enfermedad, discapacidad o situación.

Cuando los hechos se realicen por autoridad, agente de ésta o funcionario público, prevaliéndose de su condición.

Cuando el culpable pertenezca a una organización o asociación de más de dos personas, incluso de carácter transitorio, que se dedicase a la realización de tales actividades. Cuando se trate de los jefes, administradores o encargados de dichas organizaciones o asociaciones, se les agravará aún más la pena.

Por otro lado se prevén determinadas penas cuando los delitos expuestos se hubieren cometido en el marco o con ocasión de las actividades de una persona jurídica y procediere la declaración de su responsabilidad penal de acuerdo con lo establecido en el artículo 31 bis de este Código.

La provocación, la conspiración y la proposición para cometer el delito de trata de seres humanos se castigan expresamente.

Asimismo debemos poner de manifiesto que se establece que las penas previstas en el artículo 177 bis del Código Penal se impondrán sin perjuicio de las que correspondan, en su caso, por el delito del artículo 318 bis del Código Penal y demás delitos efectivamente cometidos. Se contempla una regla sobre el concurso de delitos cuando la trata de personas desencadena la producción de otros delitos, es decir, aquellos en los que se concreta la explotación de la persona, pero es aplicable también para otros delitos que se puedan producir coetáneamente a las acciones de trata, como por ejemplo, lesiones o detenciones ilegales.