La imprudencia en el homicidio constituye el límite mínimo para la imputación del resultado delictivo. Precisa la realización de una acción sin la diligencia debida, lesionando el deber de cuidado que es necesario tener en cuenta en la ejecución de acciones que previsiblemente pueden producir la muerte de alguien. La previsibilidad constituye el elemento conceptual del homicidio imprudente. Es necesaria además la producción del resultado muerte en conexión causal con la acción imprudentemente realizada. Bastará la presencia de estos tres elementos para poder imputar el homicidio imprudente en Marbella.

Siempre, señalan nuestros Abogados delito de homicidio imprudente en Marbella será delito cuando se trate de imprudencia grave. En caso de que la imprudencia sea profesional, se impondrá además de la pena de uno a cuatro años, la inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión de tres a seis años; al igual que si se comete utilizando un vehículo a motor o un arma de fuego se privará del correspondiente derecho de uno a seis años. Pena también aplicable, aunque en menor medida, cuando sea por imprudencia leve. El delito leve se castiga con pena de multa de uno a dos meses, y su persecución penal queda supeditada siempre a instancia de parte. Consulte con nuestros Abogados delito homicidio en Marbella.

El resultado, indican los Abogados delito de homicidio imprudente en Marbella, es la muerte efectiva de otra persona. Entre la acción de matar y el resultado deberá mediar una relación de causalidad. Sólo podrán imputarse aquellos resultado delictivos causados, como mínimo, por imprudencia; abordándose los casos más conflictivos con la teoría de la imputación objetiva. Si no se llega como mínimo a este estadio de imputación, habrá un caso fortuito y la muerte será irrelevante penalmente. Deje su expediente en manos de nuestros Abogados Penalistas Marbella.

El dolo exige el conocimiento y la voluntad de realizar las circunstancias del tipo objetivo. Basta con el dolo eventual y es irrelevante el error in persona. Si el sujeto pasivo es uno de los comprendidos en los artículos 485 y siguientes del Código Penal, el delito objetivo es el previsto en dichos artículos, pero serán aplicables las reglas generales del error, no pudiendo apreciarse la cualificación basada en una circunstancia personal desconocida por el autor.

Todo ello, sin perjuicio de lo que pueda acordarse como indemnización para los herederos de la víctima por la vía de la responsabilidad civil.