Siempre que se produce la sustracción de un bien, se habla de robo y en muchas ocasiones se habla de robo cuando realmente debieran de hablar de delito de hurto. Este aparente pequeño despiste, puede provocar, según nuestros Abogados delito de hurto en Marbella, una condena de prisión de un cliente sin tener motivo para ellos.

Por este y otros motivos de igual relevancia, es imprescindible contar con los Abogados de delitos de hurto en Marbella de nuestra Firma Ellos sabrán darle la mejor solución a su problema lega. El Código penal define el hurto en el artículo 234 del Código Penal estableciendo que el que, con ánimo de lucro, tome las cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño será castigado como reo de hurto si la cuantía excede de los 400 euros.

El bien jurídico protegido en el delito de hurto es la posesión legítima, incluso frente al propietario, que puede estar privado de ella en determinados momentos. Cuente con nuestros Abogados Penalistas Marbella para la defensa de sus intereses. 

abogados delito hurto marbella

El objeto material es la cosa mueble ajena sobre la que recae la acción del delito de hurto en Marbella. Es cosa jurídicamente todo aquello que puede ser objeto de derechos patrimoniales, es decir, todo objeto corporal que tiene un valor económico y es susceptible de apropiación. No se considera cosa al cuerpo humano viviente como tal, aunque sí a las partes separadas de el como pelo o dientes. Por ajenidad se entiende la no pertenencia de esa cosa a un sujeto. No son cosas ajenas las que no tienen dueño o están abandonadas, aunque las cosas perdidas u olvidadas sí son ajenas.

La acción consiste en tomar las cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño, debe realizarse sin fuerza en las cosas y sin violencia o intimidación en las personas. El hurto es un delito de resultado, ya que hace falta el desplazamiento patrimonial y exige la separación fáctica de una cosa del patrimonio de su dueño y su incorporación al sujeto activo.

Para que haya dolo, el conocimiento debe abarcar la ajenidad de la cosa y la ausencia de consentimiento del titular. El error sobre la ajenidad o el consentimiento excluye la tipicidad de la conducta. El hurto constituye delito si la cuantía de lo sustraído excede de 400 euros, mientras que si no supera esa cuantía dará́ lugar a un delito leve. En el art. 234.2 se establece que también será́ delito el que en el plazo de un año realice tres faltas de hurto, siempre que el montante acumulado de las infracciones sea superior a 400 euros.